Reflexiones de un alfarero imperfecto…

“Los analfabetos del siglo XXI no será aquellos que no sepan leer y escribir, sino aquellos que no sepan aprender, reaprender y desaprender”

Alvin Toffler

Siempre he pensado que tenemos todo el derecho a desaprender lo aprendido para reafirmarlo o matizarlo. Por ese motivo, igual que una pieza tiene un proceso de construcción, también existe otro de desconstrucción. Ambos se solapan, se tocan de manera tangencial y es muy necesario visualizar ambos procesos.

En nuestro caso ha sido muy importante desaprender para  adaptar nuestros talleres a los usuarios. De 1 a 101, este es nuestro rango de edad ¿amplio verdad? Esto implica cuestionarse formas de trabajar, maneras de acercarse a la gente,  planteamientos para interactuar.

Romper moldes, sacar el arte a la calle y acerarlo a las personas, descontextualizarlo, poner en valor el proceso de hacer la pieza y no solamente el resultado de adquirir una obra de arte.

En ello estamos, desaprendiendo y reaprendiendo.